Fuerteventura (Wikipedia)

 

Fuerteventura es una isla subtropical de las Islas Canarias (España), ubicada en el Océano Atlántico, a unos 120 km de la costa africana.

La superficie de la isla es de 1.659,74 km², la población de 116.886 habitantes (datos de 2019). La capital de la isla es Puerto del Rosario (Puerto Cabras hasta 1956).

Desde el punto de vista administrativo forma parte de la provincia de Las Palmas y se divide en seis municipios: Antigua, Betancuria, La Oliva, Pájara, Puerto del Rosario y Tuineje, los asentamientos y núcleos habitados distribuidos entre estos son 67. Los alrededores Islote de Lobos forma parte del municipio de La Oliva.

FTV_GoldenEscape_TEXTO_2021.png
Atlantic_Ocean_satellite_image_location_map.jpg

Geografía

Con una superficie de 1.659 km² Fuerteventura es la segunda isla más grande de las Islas Canarias después de Tenerife (que tiene 2.034,38 km²) y la más cercana a las costas africanas de las que se encuentra a 97 km.

Al noreste, a tan solo 6 km, se encuentra la pequeña isla de Lobos, cuya superficie es de 4,58 km² y que depende de Fuerteventura.

 

Desde el punto de vista geológico, se considera la más antigua de Canarias. Formada a partir de erupciones volcánicas submarinas, las últimas erupciones se produjeron hace unos 5.000 años, desde entonces la erosión ha moldeado el paisaje que lo caracteriza hoy.

La isla se encuentra en la misma latitud que Florida y México y la temperatura rara vez desciende por debajo de los 18 ° C o por encima de los 24 ° C. Con sus 362 km de costa, la isla cuenta con más de 152 playas a lo largo de la costa: 50 kilómetros de fina arena blanca y 25 kilómetros de grava volcánica. Esta particularidad la convierte en la segunda isla con mayor litoral del archipiélago.

Gran parte del interior, con sus amplias llanuras y relieves volcánicos, consta de áreas protegidas, que pueden ser exploradas en motos todoterreno o de motocross. La montaña más alta de la isla, el Pico de la Zarza, se encuentra en la península de Jandía y alcanza una altura de 807 metros.

Historia


El colorido pasado de la isla se remonta a varios edificios antiguos, monumentos, museos y sitios arqueológicos.

 

Se cree que los primeros pobladores vinieron del norte de África; el término mahorero o maho todavía se usa hoy para describir a la gente de Fuerteventura y se deriva del antiguo término 'mahos', que indica un tipo de zapatos de cuero de cabra que usaban los habitantes originales. Vivían en cuevas y mansiones semi-subterráneas, algunas de las cuales han sido descubiertas y desenterradas, revelando los restos de herramientas antiguas y cerámica.
En la antigüedad, la isla se conocía, entre otros nombres, como Planaria en referencia a la llanura de la mayor parte de su perfil o como Herbaria que probablemente deriva del término bereber bani que significa muro. Esta teoría se apoya en el hecho de que cuando los primeros colonizadores europeos desembarcaron en la isla la encontraron dividida en dos reinos: Maxorata, gobernado por el gobernante Guize, y Jandía, que estaban divididos por La Pared (El Muro), un muro de que, lamentablemente, no han sobrevivido restos hasta el día de hoy.

En 1405, el conquistador francés Jean de Béthencourt ocupó la isla y dio su nombre a la antigua capital, Betancuria, en la costa oeste (Puerto del Rosario tomó su lugar como capital en 1835) tras ocupar la vecina isla de Lanzarote. Se cree que el nombre actual de la isla deriva de una exclamación del propio Bethencourt: "¡Quelle forte aventure!" ("Qué gran aventura"). Una explicación menos romántica es que el nombre simplemente significa "viento fuerte".

En 1424 el Papa Martín V erigió el breve Obispado de Fuerteventura en Betancuria, que incluía todas las Islas Canarias, excepto la isla de Lanzarote. [4] El origen de esta diócesis está relacionado con los hechos ocurridos después del Gran Cisma (1378-1417); de hecho, el obispo de San Marcial del Rubicón de Lanzarote (única diócesis en ese momento de Canarias) no había reconocido el pontificado de Martín V por ser partidario del antipapa Benedicto XIII. El Obispado de Fuerteventura estaba ubicado en la parroquia de Santa María de Betancuria, que tenía rango de catedral. El Obispado fue abolido, durante el pontificado de Martín V, sólo siete años después de su creación en 1433 [4] y su territorio volvió a quedar bajo la jurisdicción de la Diócesis de San Marcial del Rubicón.

En 1742 los Coroneles de la familia Cabrera-Bethencourt trasladaron su residencia permanente a Betancuria creando la Casa de los Coroneles (Casa de los Coroneles) en un momento en que el poder señorial estaba en decadencia, asumiendo gradualmente el poder civil y designando cargos públicos [5] .

El 30 de diciembre de 1834 se crea el municipio de Puerto Cabras, independiente de Tetir, y al año siguiente se inician las primeras funciones municipales. Puerto Cabras, en 1860, se convirtió en la capital de la isla en detrimento de Betancuria.

El 27 de febrero de 1924, el escritor Miguel de Unamuno fue desterrado a Fuerteventura por el dictador Miguel Primo de Rivera.

En 1927 Fuerteventura y Lanzarote pasaron a formar parte de la provincia de Las Palmas.

La sede del gobierno de la isla (cabildo insular) se encuentra en Puerto del Rosario, ciudad creada a partir de la anterior capital de la isla, Puerto Cabras. Dada la proximidad a África, muchos inmigrantes ilegales africanos intentan ingresar a la Unión Europea por aquí después de un peligroso viaje en barco desde Marruecos, especialmente a principios de la década de 1960.

El 18 de enero de 1994, el SS American Star encalló cerca de Playa de Garcey durante una tormenta y se partió en dos muñones. En 2007 el barco se estrelló de costado y terminó casi completamente sumergido. Finalmente, en 2008, los restos del naufragio se deslizaron bajo la superficie del agua y casi ya no son visibles excepto por el buceo.

220px-El_cotillo.jfif
220px-Playa_Corralejo_Fuerteventura.jpg
220px-Sotavento.jfif

Economía


Tanto Fuerteventura como Lanzarote fueron los principales exportadores de trigo y cereales de las islas centrales del archipiélago durante los siglos XVI, XVII y XVIII; Tenerife y Gran Canaria .

El primer hotel turístico se construyó en 1965, seguido de la construcción del aeropuerto El Matorral, que marcó el nacimiento de una nueva era para la isla. Fuerteventura, de hecho, se convirtió rápidamente en uno de los principales destinos turísticos europeos.

Los vientos alisios de verano y las marejadas invernales del Atlántico hacen de la isla un paraíso durante todo el año para los surfistas y windsurfistas. Los marineros, buceadores y pescadores de aguas profundas se sienten atraídos por las aguas del Atlántico, donde es fácil encontrar ballenas, delfines, peces espada y tortugas.

 

Productos tropicales de Canarias


Los productos tropicales que se pueden degustar en estas islas incluyen frutas exóticas, como papaya, aguacate, mango y plátano (plátanos tropicales), jugos de frutas tropicales y otros productos típicos, como miel de palma, mermelada de nopal, crema de plátano. Tropical Canarias , y también las "papas arrugadas". El nombre de las famosas "papas arrugadas" se refiere a su piel marcada por "arrugas", en español "arrugas". Hervidas en agua con sal, se sirven con salsa de ajo (Alioli) o picante (Mojo picón).

El aloe vera, una planta tropical suculenta originaria de la Península Arábiga, ahora ampliamente cultivada por los ciudadanos, fue considerada sagrada por los aborígenes indígenas (Guanci). El jugo se considera energético, reconstituyente y útil contra el dolor de estómago. El gel se usa en ungüentos para curar quemaduras solares y para tratar dolores musculares, también se usa como ingrediente en cremas de belleza para el rostro y el cuerpo.